Empezar un proceso terapéutico, desde la terapia Gestalt, no es otra cosa que empezar a mirar hacia dentro. Es un ir descubriendo cómo hago y me hago daño, trabajando en el presente, con lo inconcluso, lo irresuelto, dando espacio para el “darse cuenta” desde la experiencia.

Una casa limpia brilla más

Es un viaje de atención en uno mismo, escuchando el cuerpo, dandonos cuenta de todo lo que hacemos para no sentir, un reconectar poco a poco con nuestra capacidad de amar, dejando atrás patrones rígidos y disfuncionales.

Gestalt

Mi trabajo es ser sincero, confrontar lo neurótico y apoyar lo genuíno. Es ver y dejarme ser visto, acompañar el dolor, mirar más allá del síntoma hacia el origen del sufrimiento. Es un parar en lo importante…

Si caminas solo, irás más rápido; si caminas acompañado, llegarás más lejos.

 

Bienvenido a Gestaldea. Terapia Gestalt y eneagrama en Pamplona. Gorka Iguiñiz